Main menu

Segunda mano y videojuegos

Hay un dicho muy famoso en España que dice: el que no llora, no mama. Esto se suele ver en todos los sitios, pero aún más en las empresas de los videojuegos.

Las empresas de videojuegos que si venden mucho se quejan de que no venden tanto como deberían, y sino venden dicen que la culpa es de internet, últimamente están muy llorones por el tema de los videojuegos de segunda mano.

La segunda mano nace de la necesidad de comprar un juego original a un precio menor al de salida. Algunas veces por falta de medios, otras veces porque no vale más, otras veces porque no se ha buscado en su momento y otras veces para no gastarse una cantidad excesiva.

Ahora haremos un pequeño resumen de la situación actual.

Comprar juegos de segunda mano es como piratear.

Mi frase favorita de la industria. Aquí se puede ver lo corto de miras que se es (o que se quiere parecer) y las ganas de justificar algo tan descabellado como que: “Lo que me compras no es tuyo, es mio”.
 

Para empezar hay que decir que la diferencia entre bajarse algo del emule y del Steam es tan pequeña como muchas veces no se ve, y que si se compra algo de segunda mano es porque alguien lo ha comprado antes original, los juegos no crecen de un árbol (aunque alguna de nuestras madre lo piense :P ). Cuando alguien se gasta dinero en un juego lo invierte en dos cosas, tiempo para jugar y dinero que saca por venderlo a otra persona. Este dinero tiende a acabar gastado en otros juegos con lo que el negocio, nunca se para.

Casos famosos como estos, se pueden citar muchos pero uno de los más recientes ha sido el de THQ o de Atari.

Medidas de las empresas.

Como buenas empresas que son, primero intentan acabar con aquello que no les reporta beneficio directos, y al ver que no son capaces intentar meter baza.

El caso más importante de esto es el Project Ten Dollars, donde para acceder a ciertos extras habrá que pagar 10 dólares, pero es la punta del iceberg. Hay otras formas mucho más antiguas como potenciar las descargas digitales, uso de dlcs, juegos con idiomas exclusivos según el país… es una pérdida enorme de dinero, que se lanzé el mismo juego con un sólo idioma en su país. El caso más sonado es el del Call of Duty: Modern Warfare 2.

Me resulta muy curioso que las empresas, con la excusa de la piratería, intenten acabar con la segunda mano. La principal razón por la que la atacan es simple, y es que saben que el que busca segunda mano, no busca bajarse el juego. Para acabar, quiero recordar que la segunda mano representa una buena cantidad del negocio total de los videojuegos, intentar acabar con ella es poco menos que escupir bocaarriba.

Las tiendas y la segunda mano.

Está claro que si las empresas se mueven es porque han visto que funciona y puede dar dinero.

El querer acabar con la segunda mano no tiene otra razón de ser más que las grandes y pequeñas compañias están apostando por esto como modelo de negocio. Como ejemplo os diré que la PS3 cuando salió por 600, dejaba unos beneficios de unos 10-20€ en la tienda. Ahora iros a cualquier tienda vender un juego, y mirar por cuanto se vende. Veréis que con 1 o 2 juegos revendidos se puede sacar más dinero que con cualquier consola o juego nuevo.

No se puede saber realmente que parte del volumen de su negocio es esto, pero se sabe claramente, que con la publicidad que hacen, es una gran parte de él. Si miráis a la PSP Go veréis que una de las razones por la que no triunfó fue que, al no haber juegos físicos (y por extensión de segunda mano), no se podía amortizar la consola.

Ver artículo entero en InfoConsolas