Main menu

ransomware PELIGRO nuevas infecciones

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los ataques de ransomware saltaron al conocimiento del gran público con el secuestro masivo de datos de importantes empresas en 2017, cuando una variante de este malware conocida como WannaCry puso en jaque a compañías como Telefónica. Sin embargo, el día a día de este tipo de ciberdelincuencia discurre a una escala mucho menor, entre pymes y autónomos, donde la ciberseguridad y la repercusión son menores y las posibilidades de extorsión, por lo tanto, mayores.

 

“En nuestra empresa recibimos a diario decenas de solicitudes de diagnóstico tanto de particulares como de empresas que han sufrido el ataque de un ransomware y han visto sus datos comprometidos”, afirma Ricardo Labiaga, director técnico de la compañía de ciberseguridad OnRetrieval.

Una vez se ha producido la infección del sistema se pueden dar dos casos, que la empresa tenga una copia de seguridad actualizada y pueda recuperar sus archivos comprometidos o, por el contrario, que el cifrado haya secuestrado datos claves de los que no se tienen copias.

Este último es “el escenario más apocalíptico que se puede dar” según Marco Antonio Lozano, responsable de Servicios de Ciberseguridad de Empresas y Profesionales en el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (Incibe), puesto que es muy difícil descifrar este tipo de malware y muy pocas compañías a nivel mundial ofrecen garantías para recuperar los archivos.

En esas circunstancias la empresa o usuario afectado puede acudir tanto al Incibe como a compañías de ciberseguridad privada como OnRetraival, así como al proyecto internacional No More Ransom, en el que participa la Europol. Aunque en muchas ocasiones lo más que podrán hacer será identificar el tipo de ransomware, contener la infección y aislar los equipos comprometidos.

¿Pago el rescate?

De esta forma, el usuario se puede encontrar ante la desesperante circunstancia de ver archivos de importancia capital para el funcionamiento de su empresa comprometidos, sin soluciones posibles por parte de los técnicos de ciberseguridad y el pago como única alternativa al hundimiento de la compañía. ¿Qué debería hacer?

“En ningún caso recomendamos pagar”, subraya Lozano, una opinión que comparten tanto desde OnRetraival como en No More Ransom. “Pagar no garantiza obtener una solución al problema. Además, así se demuestra a los cibercriminales que este tipo de extorsiones funcionan”, explican desde el proyecto internacional antirransomware.

 

Leer el artículo completo en Xataka->