Main menu

GOOGLE y APPLE se unen para luchar contra el Coronavirus COVID-19

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La tecnología lleva tiempo ayudando a prolongar la vida a animales y a seres humanos; cada vez está más presente en este ámbito... Pero nunca tan evidente como ahora en la lucha del COVID-19.

 

Desde la llegada del virus a nuestra sociedad capitalizada al HurryUP no ha parado de picar a la puerta de todo tipo de científico, asesor, matemático, doctor, banco, social, etc. La tecnología es la herramienta común de todos estos grupos de expertos.imagen de informacion inovacion etc

Esto propició que en tan solo una semana de los primeros casos del brote se identificara el tipo de virus, como se contagiaba y sus efectos en la salud, ayudará a salvar a millones de vidas... Podría haber ayudado aún más si la OMS y los gobiernos de cada país hubieran acogido sin recelo a la tecnología y sus expertos para activar las medidas de manera inmediata; establecer un aislamiento que según las matemáticas hubiera penalizado el avance a pandemia de la enfermedad declarada poco tiempo más tarde por la esta misma la OMS.

No puedo evitar citar la tragedia del 1917 como precedente y que todos los Gobiernos quieren transcribir, pues sí existio un precedente que se llevó 40 millones de personas en todo el mundo, y curiosamente pareja a la pandemia que estamos viviendo en virulencia. La tecnología, parece mentira a día de hoy, genera aún desconfianza y recelo en esta sociedad monopolizada por bancos y que desoye a asesores científicos y a los avances en tecnología por estar únicamente fuera de su control (Bitcoins).

Vayamos al grano.

Las empresas más influyentes de las últimas dos décadas han hecho acto de presencia en la actual crisis del COVID-19 haciendo lo que mejor saben hacer, desplegando contramedidas y tecnología para abrir los ojos y las esperanzas de todo el plante, propiciando la luz que los Gobiernos y los medios nos saben transmitir como debieran.

Las  famosas APPs y los programas para ordenador para monitorizar el virus serán ahora y el futuro la mejor herramienta para luchar contra el mayor depredador "no vivo" que existe en el planeta y que se situa en la parte más alta de la pirámide del ecosistema vivo.

Hay una nueva APP en la lucha contra el COVID-19, aquí os detallo como funciona:

¿Cómo funciona?

El sistema se manejaría de la siguiente manera: dos personas hablan o permanecen a escasa distancia durante un breve periodo de tiempo en un lugar determinado, como un supermercado o el vagón del metro. Al cabo de unos días, uno de ellos muestra síntomas y empieza a avisar a su entorno. Pero... ¿y si no se acuerda de todos? ¿y todos los que no conoce? Pues bien, a través de una 'app', podría confirmar el contagio y, dando su autorización, podría poner en marcha el aviso a todos los que estuvieron en contacto con él y, por tanto, infectados.

¿Recuerdan ese contacto explicado al principio del anterior párrafo? Pues durante ese lapso, los 'smartphones' habían intercambiado dicha clave, una especie de ID, recuerden, anonimizado y que va cambiando periódicamente. Concretamente, cada 14 días, de manera que se cubriría la mayoría de ventanas de incubación. Con esa referencia se podría saber si estuvieron en contacto y recibir una alerta. Una alerta, como decíamos, se gestionaría gracias al 'bluetooth' y, por tanto, no usaría ni almacenaría datos de localización a través de instrumentos como el GPS. El sistema recuerda a funcionalidades como 'Encuentra mi dispositivo' de Apple o los localizadores de Tile, aunque estos si acceden al geoposicionamiento de los aparatos.115079

Lo que proponen Apple y Google es una API integrada en el sistema, que después debería desarrollarse por los Estados a través de una app, que es la que ofrecería los enlaces a servicios de salud y otros según correspondiera", explica a Teknautas Sergio Carrasco, ingeniero de telecomunicaciones y abogado especialista en nuevas tecnologías. "El trabajo de estas compañías sería facilitar este intercambio de información de manera descentralizada", agrega.